Hablar con el PC es cada día más posible

La muerte del teclado y del mouse todavía parece lejana, pero los sistemas de reconocimiento de voz empiezan a disputarles su lugar de privilegio. El desafío es reconquistar a los usuarios frustrados.

Pasaron las épocas de vacas flacas y, hoy, los mejores programas de reconocimiento de voz alcanzan niveles de exactitud en torno al 99 por ciento. Sin embargo, pese a que muchos usuarios de computadoras sufren recurrentes lesiones por estrés repetitivo que, precisamente, podrían ser aliviadas por este tipo de programas “hablados”, casi nadie los usa. Para no mencionar las ventajas que los reconocedores de voz ofrecen a las personas con diversos tipos y niveles de discapacidades físicas.

Entre las opciones de software hablado se destacan el “Dragon Naturally Speaking” (www.scansoft.com), de ScanSoft, y el “ViaVoice” (www.ibm.com/software/voice/viavoice), de IBM. Ambos paquetes están disponibles en los principales idiomas y de los dos, el “Dragon...” es el que recibe las mejores notas en los tests.

También Microsoft se ha lanzado a la arena de la mano de su último Office, que incluye la posibilidad de reconocimiento de voz. Para activarla, hay que abrir la opción “Agregar o Quitar Programas” en el “Panel de Control” de Windows, ubicar Office y activar el sistema.

Los precios de estos programas han bajado mucho durante los últimos 5 años, y en la actualidad se consiguen a un promedio de 100 dólares, a excepción de la opción de reconocimiento de voz del Office, que no cuesta nada. Además, si el software se adquiere en un negocio, suele venir acompañado por un par de auriculares con micrófono, cuyo uso facilita mantener el micrófono a una distancia constante de la boca mientras se habla, lo que permite que el aparato capte sólo las palabras y no la respiración.

En general, son preferibles los audífonos que no ajusten demasiado, que no cubran el pabellón de la oreja por completo para permitirle “respirar” y, obviamente, que tengan buena calidad sonora. El punto es clave, ya que contar con un buen par de auriculares es relevante a la hora de disfrutar del programa de reconocimiento de voz... u odiarlo para siempre. Actualmente, hay equipos que se conectan a través de cualquier puerto USB o a vía la entrada de micrófono de la tarjeta de sonido.

Los que usan el puerto USB suelen ser mejores, ya que las entradas de micrófono de la mayoría de las tarjetas ofrecen una calidad de sonido insuficiente para un buen reconocimiento del lenguaje hablado. Todo programa de reconocimiento de la voz requiere un breve período de “entrenamiento” de la computadora: una vez cargado el software y conectado el micrófono, hay que dejar que el programa guíe al usuario, pidiéndole, entre otras cosas, leer un texto en voz alta ante el micrófono.

De este modo, el programa se adapta a cada voz. Una vez finalizado el entrenamiento, podrá usted dictar claramente, pero en tono y ritmo naturales, sin hacer pausas entre palabras como exigían los primeros programas por el estilo. ¿Podremos olvidarnos pronto del teclado? Aunque es posible usar el software de reconocimiento para navegar algunas aplicaciones, abrir ventanas de diálogo todavía resulta molesto y engorroso. Por el momento, es necesario combinar ambas tecnologías. Por algo se empieza...

Extraído de http://www.teleservicios.com/sala_de_prensa



Nombre:

Email:

Comentario: